Las Islas del Maíz en Nicaragua

Isla del Maiz

Frente a la costa caribeña de Nicaragua se encuentran dos islas repletas de blancos arenales, corales, palmeras y langostas. El turismo aún no ha hecho acto de presencia masivo en este pequeño paraíso, apenas a hora y media en avioneta de Managua. Las Islas del Maíz fueron descubiertas por Cristóbal Colón en su cuarto y último viaje a América, en el año 1504. Un lugar que, durante siglos, fue pasión y residencia de los piratas del Caribe.

Aquí es todo tradición y carácter sencillo y amigable. Lo popular está incluso en el ambiente, en la naturaleza de bananos y cocoteros, en las hojas de palmera y las cáscaras de coco que empapan el suelo. La belleza silenciosa de la Playa de South West End, un lugar que no tiene porqué envidiar a las mejores playas del Caribe pero que aún no ha sido descubierto por el turismo de masas.

La falta de este turismo provoca que los precios de los alojamientos sean muy, muy baratos. Una habitación con vistas al Mar Caribe puede rondar los diez dólares por persona y noche, mientras que una suite de lujo, que en cualquier otro destino conocido nos saldría por un ojo de la cara, aquí está entre los 80-100 dólares. Y no penséis que son hoteles de baja calidad, todo lo contrario. Lo que no tienen lo suplen con el trato cariñoso de los lugareños.

La Isla Grande del Maíz y la Pequeña Isla del Maíz aún siguen siendo dos perfectas desconocidas para el turismo extranjero. Si tenéis la oportunidad de estar por aquí ya veréis cómo nada más bajaros del avión hasta los taxistas pugnarán por llevaros en su coche. No suele venir mucha gente ni tampoco usar este medio de transporte, ya que la mayoría prefieren desplazarse en bicicleta por los senderos. La carretera principal de la isla grande apenas tiene doce kilómetros, de ahí que no haya que recorrer mucho.

Podéis alquilar una bicicleta y disfrutar del ambiente de la isla. Todo es muy verde y se siente en todo momento la brisa fresca del mar, aunque la humedad es bastante elevada. Mucho más íntima es la otra isla, la hermana pequeña. En esta no es necesario ni tan siquiera la bicicleta, ya que se puede recorrer andando.

Dos paraísos de playas desiertas, palmeras y bananos. Una naturaleza virgen en uno de los rincones más cautivadores del Caribe. Las Islas del Maíz aún no han sido descubiertas por el turismo. ¿Queréis ser vosotros los primeros?.

Foto Vía Viva la Sunshine

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Nicaragua


Deja tu comentario