Isla Water, bajo bandera estadounidense

Isla Water

Hemos hablado varias veces sobre las Islas Vírgenes, un puñado de islas algunas de las cuales pertenecen a la corona británica y otras a Estados Unidos.

La Isla Water es de este último grupo y los americanos la compraron a Dinamarca en 1947. Forma parte de las Islas Vírgenes Estadounidenses desde 1996 y se trata de una pequeña isla volcánica que está al sur de Saint Thomas y a la que llegas en 10 minutos de ferry desde aquí.

Con 1989 km2 es la más pequeña del grupo y es una isla enteramente residencial. El año pasado vivían alrededor de 180 personas nada más y aunque algunas casas se alquilan es un destino cero comercial. Es, en realidad, una joya de playas y naturaleza cuyos primeros habitantes fueron los taínos.

Los europeos supieron apreciarla pues tiene muchos estanques de agua dulce cuando sus vecinas carecen, en su mayoría,  del preciado líquido, así que la pequeña isla estuvo en el mapa de todos los marineros del siglo XV en adelante.

Reclamada por los daneses tampoco faltaron aquí plantaciones de algodón de negros y mulatos. Los Estados Unidos la compraron durante la Segunda Guerra Mundial para asegurar la zona y hoy, casi desconocida para nosotros, es una perla del Caribe cuyo destino más atractivo es la Playa Luna de Miel.

Originalmente era una difícil línea costera, angosta y muy arbolada, pero un buen día los árboles y arbustos se retiraron de la costa y las máquinas picaron toda la piedra. Llegó la arena y se plantaron hileras de palmeras todo a lo largo de la costa creando así una típica playa caribeña en la que hoy es imposible identificar orígenes tan artificiales.

Más allá de la playa han quedado en pie algunas construcciones de la época de la guerra, prisiones, túneles y cámaras subterráneas pertenecientes a la división de armas químicas del ejército americano, así que hoy son destino de visitas guiadas que le dan un toque interesante a la visita a Water Island.

Foto: vía Destination 360

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Islas Virgenes


Deja tu comentario