El Lago de la Brea, en Trinidad

Lago de la Brea

Uno de los destinos del Mar Caribe es el archipiélago conocido con el nombre de Trinidad y Tobago, en las Antillas Menores y cerca de la costa de Venezuela.

Trinidad fue primero una isla española pero más tarde Inglaterra la anexó y finalmente formó junto con Tobago una nueva colonia.

Es en la hermosa isla de Trinidad que se encuentra uno de los atractivos mas llamativos de este destino: el Lago de la Brea. Lo encontramos cerca de la costa sudoeste y como su nombre lo indica es un espejo… no de agua sino de brea, de asfalto. Negro y pegajoso el asfalto es conocido como parte de las calles y como impermeabilizante y está formado por bitumen o betún, una combinación densa de líquidos orgánicos.

¿Y existen lagos de brea? Pues sí y este es uno muy grande aunque no es del todo correcto llamarlo lago. La palabra justa sería depósito. Mide unas 47 hectáreas de superficie y en el centro su profundidad ronda los 80 metros. Unas arenas movedizas de lo mas peligrosas, podríamos pensar, pero en realidad sobre su superficie se puede caminar.

Sí, es que esta superficie es sólida, aunque irregular, y puede soportar mucho peso. De todas formas hay que andar con cuidado y aquellas personas o artefactos pesados comienzan a hundirse un poco si se quedan mucho tiempo en el mismo lugar. Por otro lado, si bien la mayor parte de la superficie es sólida hay agujeros viscosos y semilíquidos en donde se te puede hundir el pie.

En el vecino pueblo de La Brea puedes contratar el servicio de un guía que te guie hasta aquí y te explique un poco la composición del lago, su historia, descubrimiento y explotación. Sir Walter Raleigh descubrió este lago en 1595 aunque los españoles ya le decían Tierra de la Brea. Entonces no se conocía el uso del asfalto para los caminos pero el señor sospechó que podía ser mejor que el alquitrán utilizado entonces. Y a la larga tuvo razón.

Foto: vía Rishiray



Categorias: Trinidad y Tobago


Deja tu comentario