- Sobre Caribe - https://sobrecaribe.com -

El Carnaval de Curazao, una fiesta

La isla mas grande y con más gente viviendo en ella de las Antillas Holandesas es la isla de Curacao o Curazao, una isla preciosa de unos 444 km2 que está al sur del caribe y a escasos 50 km de la costa venezolana, siendo vecina de Bonaire y Aruba. Digamos que si estás en una, pues bien puedes cruzarte a cualquiera de las otras. Para estas fechas está teniendo lugar el Carnaval en todo el Caribe y Curazao no es la excepción.

El Carnaval es una tradición festiva que en la isla tiene lugar desde el siglo XIX, momento en el que los festejos, fiestas, mascaradas y desfiles, tenían lugar en clubes privados. Solo fue a partir de 1969 que el carnaval de Curazao comenzó a tener la popularidad que tiene hoy en día y a ganar las calles de la ciudad.  Hoy es uno de los carnavales mas grandes y de mayor días de duración de toda la zona del caribe.

En estos momentos está en pleno apogeo ya que comenzó a principios de enero y terminará recién promediando el final de febrero, comienzos de marzo. Este año celebra su 40 aniversario así que las fiestas son especiales. ¿Qué puedes esperar en estos carnavales?

Bueno, hay una ceremonia oficial de apertura, a comienzos de enero en general, se arman los grupos y comienza el baile en las calles de la ciudad capital, Willemstad. Los bailarines siguen bandas musicales con sudaderas de distintos colores y con nombres, así quienes están presenciando el desfile pueden seguir y conocer el nombre de los grupos. En las semanas siguientes verás que se organizan ventas de sudaderas para recaudar dinero para su participación en la Gran Marcha o Gran Desfile final y si te haz hecho fan de algún grupo en particular es el momento de lucir tu sudadera con orgullo.

Las marchas principales son el producto de semanas de preparación y son las que tienen lugar en febrero y marzo. Hay gente disfrazada con trajes estupendos y mucha música e incluso, se hace la elección de la Realeza del Carnaval entre las participantes mas hermosas. Hay dos grandes desfiles, la Gran Marcha y la Marcha de Despedida, un par de días después. Esta última termina a la medianoche con cientos de luces centelleantes y el Momo, el muñeco enorme de paja, se quema como momento culmine.

Lo mejor es llegar temprano para conseguir un buen puesto de observación aunque también puedes preguntar en vuestros hoteles acerca de los asientos especiales para turistas. Si quieres bailar y mezclarte con la gente local, lo mejor es dejar los asientos y salir a las calles. No olvides la cámara y si te invitan a unirte al desfile, ¡no lo dudes!.

Fotos: vía Erika van der Bent