Diamond Rock, entre Martinica y Santa Lucia

Diamond Rock

Al sur del Fort-de-France, el puerto principal de la isla caribeña de Martinica o Martinique, hay una peculiar isla llamada Diamond Rock o Rocher du Diamant, en francés. Es una isla imponente, más que una isla una roca salida del mar, de basalto y con 175 metros de altura. Allí no vive nadie y dista unos 3 kilómetros de Pointe Diamant. ¿ Y por qué tanto diamante en los nombres?

Bueno, porque la piedra tiene ciertos reflejos de luz en algunos momentos del día y eso a la gente de aquí le hace recordar los diamantes y su brillo blanco. Su posición es realmente estratégica ya que está en el extremo norte del paso de Santa Lucia y quien esté en posesión de Diamond Rock controla la navegación entre Martinica y Santa Lucía, así que imaginaos lo importante que era en tiempos coloniales.

Quedó en manos de los ingleses quienes un día aprovecharon el clima cálido y calmo para subir un cañón hasta la cima y rápidamente construir fortificaciones para darle albergue a una pequeña guarnición de 120 hombres a la que sumaron después un cañón escondido en una de las cuevas laterales y más cañones en la base. De hecho, estas cuevas resultaron ser muy prácticas ya que dieron cobijo a los soldados, a un hospital y sirvieron como corrales improvisados para los animales que alimentaban a los hombres.

Buceo en Diamond Rock

El caso es que durante muchos meses el fuerte de Diamond Rock controló el pasaje entre Martinica y Santa Lucia con sus poderosos cañones evitando que naves enemigas ingresaran en Port Royal y por más que lo intentaron los franceses no pudieron ocupar la isla de basalto hasta que uniéndose con los españoles la sitiaron y atacaron, logrando la rendición de los ingleses.

Eso con respecto a la pintoresca historia de Diamond Rock. Hoy se puede bucear por debajo de ella dentro de una cueva triangular y profunda que es el destino favorito de muchos busos valerosos ya que las fuertes corrientes complican la diversión. ¿Tu te animas?

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Martinica


Deja tu comentario