- Sobre Caribe - https://sobrecaribe.com -

Bloody Bay Wall, peces, barcos y corales

Uno de los territorios británicos de ultramar son las famosas Islas Caimán, situadas al noroeste de Jamaica, entre Cuba y Honduras. Fueron descubiertas en 1503 por Colón durante su cuarto viaje pero las bautizó Caimán el famoso pirata inglés Francis Drake en 1586, y finalmente los ingleses se las quedaron después de la guerra con España entre 1655 y 1660.

Ya sabemos que lo anglosajón y lo hispano conviven en muchas partes del Caribe y aún cuando el colonialismo aquí fue inglés lo cierto es que el ritmo de la salsa suena en todos los clubes y esta mezcla es parte del encanto de cualquier isla caribeña, ¿no es cierto? Bueno, el caso es que muchos de los turistas vienen aquí a bucear o a pescar y para eso suelen quedarse en la isla Gran Caimán, la principal del grupo, pero si tenemos tiempo lo mejor es salir a conocer las islas menores de Pequeño Caimán y Caimán Brac.

Ambas islas distan unos 150 kilómetros de Gran Caimán y son hermosos sitios naturales donde podemos disfrutar de la flora y fauna caribeña, tanto sobre la tierra como debajo de ella. Uno de los destinos favoritos en materia de buceo por aquí es Pequeño Caimán, la islita casi virgen a la que se lega en avioneta, y en ella está Bloody Bay Wall.

Bloody Bay Wall forma parte de un arrecife de corales y baja hasta los 360 metros de profundidad, el paraíso para los busos que quieren nadar en aguas transparentes, una barrera coralina multicolor, cientos de peces ángel, barracudas, tortugas, rayas y restos de baros hundidos. Aquí el buceo es cerca de la costa y es espectacular por tener esa pared, ese muro vertical.

Los barcos hundidos tienen siglos de antigüedad y se han hundido por ataques piratas, por combates marinos entre potencias o por las típicas tormentas del Caribe.  Cerca también está Jackson Marine Parks, otra interesante zona de buceo, pero el día podemos completarlo tomando el sol en sus playas de arenas blancas o paseando por la Reserva Natural del Estanque Bloody y la Reserva de Pájaros Bobos.

Recuerda, Bloody Bay Wall es una de las mecas del buceo.