Las tormentas caribeñas y el cambio climático

huracan

La temporada oficial de huracanes en Cuba es del 1 de junio hasta el 30 de noviembre, siendo válida no solo para este país sino para toda la zona tropical. Empero, los meses con mayor probabilidad de sufrir alguno son agosto, septiembre y octubre. Hoy, la isla recibe esta época con mucha esperanza y cautela pues lo cierto es que todavía no se ha recuperado de las grandes pérdidas de la temporada 2008.

Los meteorólogos afirman que este año no será tan terrible y que de los 9 o 10 que seguramente se formaran en el área tal vez uno solo llegue a tocar Cuba. ¿Os deja más tranquilos? No creo que los turistas estén pensando mucho en las tormentas ya que el verano es sin dudas la mejor época para pisar la isla y después de todo los meteorólogos hacen buenos seguimientos, el gobierno y los hoteles toman sus medidas y a los turistas se les protege.

Sin embargo, hay quienes dicen que la situación puede ponerse mucho mas peligrosa en el futuro. ¿Por qué? Por el cambio climático del que hablan todos y que puede desajustar el prolijo mecanismo de relojería que es la Tierra y producir, por ejemplo, más huracanes o huracanes mas intensos en Cuba y el Caribe.

Es cierto que por aquí estos fenómenos atmosféricos son un clásico, pero hoy los científicos debaten sobre el porqué de las tormentas más frecuentes y más fuertes. ¿Hay una correspondencia entre la temperatura del agua y los huracanes intensos, las sequías y el aumento del nivel del mar? Pues parece que sí y no es un tema menor ya que todas estas islas sobreviven del turismo y cualquier cosa que lo afecte pone en jaque su economía.

Además, la realidad es que las tormentas erosionan la costa, afectan los corales y la flora marina y claro, todos los edificios están como mucho a 1, 5 kilómetros del mar, lo que los pone directamente en la mira de cualquier tormenta-potencial huracán. En términos de la industria turística es algo que puede ser terrible pues si hay más huracanes peligrosos… ¿quien querrá veranear en la región?

Si bien el tema es muy discutido yo creo que los números hablan de algo: desde 1970 a esta parte si bien no ha aumentado la cantidad de huracanes sí ha aumentado su intensidad y lo ha hecho a a par del calentamiento de los mares. Entre 1952 y 2000 por Cuba pasó un solo huracán de categoría 3 (Flora, 1963), pero entre 2000 y 2008 seis ciclones muy fuertes golpearon aquí con mucha intensidad, dejando tras de sí destrucción.

En fin, el tema ya está en el tapete y como ciudadanos comunes no podemos negar que la contaminación ambiental algo está produciendo en el clima de la Tierra. Falta que los gobiernos que nos representan tomen en serio cartas en el asunto. Si niegan que los gases emitidos a la atmósfera por las industrias de los países desarrollados y en vías de desarrollo contaminan, si evitan la firma de compromisos internacionales y no piensan en el futuro, la realidad es que como civilización estamos clavando los clavos de nuestro propio ataúd.

Pero seamos una generación optimistas pues si en unos pocos cientos de años, de la Revolución Industrial a esta parte, hemos pasado de contaminar, destruir, crear y crecer sin reflexión o cuidado alguno a pensar, meditar y buscar alternativas a un desarrollo que no contamine nuestro hogar todo es posible y podemos lograrlo. Hay que escuchar, aprender, participar y hacer lo poco que nos compete a nivel individual para ayudar.



Categorias: General


Deja tu comentario