Rose Hall, una casa fantasmal en Jamaica

Rose Hall

¿Una casa embrujada en pleno Caribe jamaiquino? ¿Combinan el sol, el mar turquesa, el calor y la playa con fantasmas, ruidos de cadenas y fríos espectros? Pues parece que sí, porque en Bahía Montego, en Jamaica, está la casa Rose Hall, una bella y antigua residencia construida alrededor de 1700 y el fantasma que, según el folclore popular, recorre sus salones y es el de una francesa llamada Annie Palmer.

Según la leyenda Annie era una mujer pequeña que llegó a Jamaica para casarse con un hombre muy rico, dueño de plantaciones de azúcar y habitante de Rose Hall. No era una buena mujer y de hecho su crueldad sobrevivió a su muerte, pero lo cierto es que ella sentía un gran temor por los esclavos que trabajaban en la plantación y en la lujosa residencia, así que les trataba muy mal, manejaba todo con mano de acero, y no dudaba en torturar o mandar al calabozo a quien quisiera.

Rose Hall

Viuda, comenzó a acostarse con algunos esclavos a los que después mandaba matar y así se convirtió en alguien de temer. Con el tiempo se volcó al vudú con sacrificios humanos y magia negra y pronto se la empezó a llamar «la bruja blanca de Jamaica«.

Estas historias suelen terminar mal, así que un buen día el capataz decidió acabar con ella con la mala suerte de que no pudo lograr que el espíritu se quedara en la tumba y por eso hoy en día «la bruja blanca» (conoce en este enlace la historia completa), deambula por Rose Hall.

Rose Hall

Bueno, eso dicen. La casa está construida en un estilo georgiano, en piedra, tiene tres pisos y ventanas de guillotina. Ha sido restaurada totalmente y hoy es uno de los sitios mas visitados por los turistas que están dispuestos a a recorrer los 10 km que la separan de la Bahía Montego solo para recorrer sus pasillos y plantarse delante de la tumba de la malvada Annie Palmer.

Y ni hablar los muchos que llegan aquí para hospedarse, casarse o jugar al golf, pues hoy Rose Hall es un hotel de lujo.

Rose Hall

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Jamaica


Deja tu comentario