La Península de Samaná, en República Dominicana

República Dominicana

He estado en República Dominicana y he disfrutado muchísimo sus hermosas playas. Las playas del Caribe son excepcionales, tal vez solo comparables con las griegas en belleza, pero lo cierto es que este país también ofrece los suyo a los turistas que quieren combinar sol y playa con algo de naturaleza y aventura. Después de todo los paisajes caribeños con selvas, bosques y montañas también son dignos de mencionar.

En República Dominicana encontramos la península de Samaná con sus tres ciudades: Samaná, Las Terrenas y Las Galeras. La más famosa y visitada de todas es la primera ya que aquí podemos acceder a una de las excursiones en barcos que llevándonos a mar abierto nos permite disfrutar del espectáculo que brindan las ballenas jorobadas cuando se aparean o dan a luz en estas aguas cálidas.

Esta es la excursión principal de Samaná, pero todavía hay más…

Samana

Samaná es un sitio distinto a los demás sitios del país, donde podréis encontrar algunos de los mejores hoteles, donde abundan los hoteles all inclusive y la gente se limita a pisar la playa o navegar. Aquí hay cierto sabor europeo en sus calles ya que fue sede de una comunidad francesa y actualmente hay varios españoles e italianos que abrieron tiendas y eligieron la península como residencia fija. Enmarcado entre un mar profundamente turquesa, con playas largas, montañas salpicadas de verde y no tantos turistas, es un sitio ideal.

Si os gusta bucear sus aguas son estupendas para este deporte. Además los últimos siglos sus profundidades se han convertido en un verdadero cementerio de barcos hundidos: galeones españoles como Nuestra Señora de Guadalupe y El Conde de Tolosa (hallados intactos en la década del ’70 y con cargas de mercurio, monedas de oro y plata, copas de cristal y joyas), hundidos por una feroz tormenta el mismo día y con horas de diferencia; y el barco del pirata Roberto Cofresí hundido por él mismo para escapar de los barcos españoles.

Samana

Por último, Samaná ofrece excursiones a sus verdes montañas y caminatas por un entorno natural que no tiene igual. Podemos pasar todas las vacaciones aquí y no solo venir un par de días. Eso sí, como no es tan turístico como el resto de República Dominicana aconsejamos llevar efectivo y no confiarse en la tarjeta de crédito. Y bien, resta sentirnos verdaderos exploradores y pasar unas buenas vacaciones.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Republica Dominicana


Deja tu comentario