Baby beach, playa en Aruba

Por supuesto que todos sabemos cómo reza el refrán: «no todo lo que brilla es oro». Y eso lo digo porque las agencias de turismo suelen hablarte de las mil maravillas que envuelven a una playa del Caribe (y es que todas son muy bellas), pero hay matices que es mejor decírselo al viajero, que luego no llegue al lugar y diga: ¿por qué no me dijeron que pasaba esto?, ¿por qué no me dijeron que había esto?…

Y se crea un malestar, una incomodidad que sencillamente puede opacar tus vacaciones. Afortunadamente cuando algo en el Caribe no te gusta, puedes caminar un poco más allá y encontrar eso que estabas buscando, la oferta es muy variada.

Bueno, y todo este preámbulo para hablarte de Baby Beach, la verdad es que la belleza del mar, su color característico, la brisa, la arena blanca, la gente haciendo esnorkel y algunos adentrándose en bote para bucear, hacen de la playa un buen lugar en la costa este de Aruba.

Todo estupendo, pero el detalle es que en la playa existe una refinería, y esto para algunos no puede significar gran cosa pero hay quienes se perturban con esta industria interrumpiendo el hermoso paisaje caribeño. Pues ya está, si a ti no te molesta en absoluto, Baby Beach puede ser una estupenda playa para tu diversión. Y si al llegar resulta que sí, que te incomoda, no pasa nada, conduce un poco más al norte y dirígete a Palm Beach, una playa muy dinámica y concurrida.

Si quieres satisfacer tu apetito, 8 kilómetros al Oeste se encuentra Brisas del Mar, un buen restaurante en el que se puede comer exquisitos mariscos. En el Chez Mathilde, 20 km al noroeste, puedes disfrutar de la deliciosa cocina francesa. Dos kilómetros más en la misma dirección se encuentra el Papiamento, esperando a todos aquellos que buscan comida internacional.

Pues bien, que lo pases magnífico, Aruba es un estupendo lugar para explorar.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Aruba, Playas


Deja tu comentario