Viajar más allá de las playas del Caribe

Chichen Itza en Mexico

Ya sé que lo más fascinante del Caribe es poder retozar con una sonrisa de oreja a oreja lejos del estrés y la rutina, con un buen trago de ron y en esas arenas blancas recibiendo la brisa marina, una delicia, yo sé. Y mejora si te animas a darte un chapuzón, que aguas para más estupendas y cristalinas, turquesas, el paraíso, yo sé, y todavía mucho mejor si buceas y puedes ver de cerca la maravillosa y pictórica naturaleza subacuática caribeña.

Hoy corro el riesgo de que te enfades porque lo que esperas es que te siga hablando de la playa y de todo lo que puedes hacer en ellas. Pero hoy quiero ir un poquillo más allá, y es que me parece también un error esquematizar la belleza caribeña y limitarla a sus costas, ya sé que es lo que la mayoría quiere, pero sin alejarte mucho del mar puedes encontrar también una belleza natural que puede darle a tus vacaciones un elemento adicional que haga más completa tu experiencia del Caribe.

Por ejemplo, en Aruba puedes visitar el Casibari Ayo, a solo 30 minutos de la costa, donde puedes encontrar formaciones rocosas espectaculares y enigmáticas. O puedes recorrer el «puente» de rocas corales que ha sido tallado naturalmente por acción de las olas y el viento a través de millones de años. Y las cuevas Guadirikiri, donde vas a encontrar pinturas rupestres y modernos graffitis como una representación de la continuidad cultural caribeña.

En Puerto Rico, a 25 minutos de la playa se encuentra El Yunque, sonde la variedad natural tiene el marco musical de millones de ranas «árbol». Y algo que te gustará sobremanera será una visita a la fábrica Bacardí, donde se hace uno de los mejores rones del mundo, vas a estar como un niño en una fábrica de dulces.

República Dominicana es espectacular para hacer ciclismo de montaña y excursiones. En Cancún puedes descubrir la importante historia precolombina (aunque los restos arqueológicos son más bien restauraciones con materiales y técnicas contemporáneas, pero igual la arquitectura de las pirámides truncas es bella).

Barbados, por otra parte, tiene sorprendentes áreas protegidas de vida salvaje.

En fin, el Caribe es muchísimo más que sus playas. Así que ya sabes, para tu segunda visita puedes animarte a ir en busca de un poco más. Igual siempre tienes cerca la costa y puedes volver al mar cuando lo desees.



Etiquetas:

Categorias: Actividades en el Caribe


Comments are closed.