La Cueva Fontein, dibujos rupestres en Aruba

Cueva Fontein

Sobre la costa barlovento de la isla de Aruba se concentra un grupo de cuevas que se cuentan entre los principales atractivos turísticos de esta isla. Las cuevas de Aruba atraen a muchos turistas cuando se trata de hacer algo distinto a tomar el sol y nadar. Se trata de tres cuevas que están situadas dentro de terrenos pertenecientes al Parque Nacional Arirok y una de ellas es la Cueva Fontein.

Esta cueva está del lado norte de la isla y se la conoce por los dibujos rupestres que los habitantes originarios han dejado en sus muros. El pueblo Arawak, pacífica gente que recibió a Colón en 1492, dejó huella de su paso por aquí y hoy estos dibujos en los muros y en parte de los techos nos brindan una ventana al pasado simbólico de América.  La cueva tiene 95 metros de largo y la primera vez que alguien documentó los dibujos, entre rojos y marrones, fue en 1836 cuando un ministro protestante anduvo por Aruba.

Dibujos y antigüedades fueron recopilados un poco más tarde por un cura y en 1890 el tipo y cantidad de dibujos ya estaba publicado en detalle. A mediados del siglo XX continuaron realizándose estudios pero fue recién en los años ’80 que las cuevas adquirieron su valor y reconocimiento actual. Los dibujos son en general policromáticos y geométricos aunque también hay algunas impresiones de manos. Se trata de una caverna amplia y es en el techo de la cámara principal que están los dibujos.

Si bien después el techo cae casi abruptamente es posible seguir andando unos 90 metros más y es aquí donde encuentras las estalactitas y estalagmitas. Dentro sus habitantes eternos son unos murciélagos que salen de noche a buscar polen y néctar de los arboles de la isla. Tienen un sitio indiscutido en el ecosistema local ya que polinizan, cual abejas. Entre todas las cuevas de Aruba la Cueva Fontein es la que más fácil puede visitarse y la de dibujos más vistosos pero no dejes de visitar las otras.

Foto vía: Panoramio

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Aruba


Deja tu comentario